Otros sitios recomendados

Dólar oficial

Dólar blue

Calculadora

Seguros de vida obligatorio en los resúmenes de cuenta de las tarjetas de crédito

La Superintendencia de Seguros de la Nación emitió el 22 de marzo de 2011 la Resolución 35.678, que actualiza la regulación de los seguros de vida colectivos sobre saldos deudores con respecto a todos los préstamos prendarios e hipotecarios (que son de carácter obligatorio).

Esta resolución estableció el carácter mandatario y regulatorio, a partir del 1º de agosto de 2011, de los seguros de vida sobre los saldos deudores de todas las tarjetas de crédito o compras en cuotas en general dado el volumen -y por ende, el riesgo- que implican este tipo de operaciones.

Por ende, toda persona que tiene una tarjeta de crédito, debe tener su saldo deudor asegurado.

Por lo general, la entidad financiera que brinda este servicio (como establecen las pautas de Defensa del Consumidor) da dos opciones de Aseguradoras. El usuario de este tipo de línea crediticia, debe elegir cuál le conviene más a la hora de cubrir su eventual fallecimiento y, si así lo deseara, extender ese seguro con otros adicionales.

Por ejemplo, si una persona tiene una tarjeta de crédito y quiere ampliar ese seguro a las eventualidades que pudiera implicar una incapacidad total o parcial, sea de carácter permanente o transitoria, o en caso que perdiera el trabajo, o si sufriera algún accidente, el potencial Asegurado tiene el derecho de pedir la cotización y ampliarlo si es que así lo desea.

Este seguro tiene un doble beneficio: para los entes financieros significa un respaldo de las deudas contraídas por una persona ante el riesgo que ésta sufra una eventualidad; y para el tomador del seguro, la tranquilidad que la deuda contraída no recaiga ni sobre los suyos ni sobre él mismo.

El capital asegurado es el saldo deudor y las cuotas pendientes, nada más.

Cada póliza establece un tope máximo.

El porcentaje a debitar, depende de cada tarjeta y/o entidad bancaria o financiera, conforme al saldo deudor y a las cuotas pendientes.

Hay tarjetas que el costo de seguro de vida sobre estos saldos es de 0,29 por ciento y cubre fallecimiento del titular.

Otras tarjetas de crédito establecen un 0,22 por ciento por la misma cobertura y otra estipula un 0,121 por ciento.

Hay algunas tarjetas que lo incluyen dentro del Costo Financiero Total y no lo especifican aparte.

En este punto (como en los demás), hay que revisar los montos que se debitan y cualquier duda, es necesario consultar con Defensa del Consumidor.

Aproximadamente todas las tarjetas rondan entre un 0,20 y 0,35 por ciento en caso de fallecimiento, y si se extiende a incapacidad total y permanente, un 0,10 por ciento sobre el saldo.

O sea, prácticamente en todos los casos no debería exceder el 0,50 por ciento del total de la deuda contraída y no saldada. El pago es sobre mes vencido, y a través de la cuenta de la tarjeta.

Por último, es importante mencionar que esta protección es exclusiva del titular de la tarjeta, y no cubre a las posibles extensiones que figuren en la misma cuenta.