Otros sitios recomendados

Dólar oficial

Dólar blue

Calculadora

La letra chica

Si bien en materia de seguros de vida no hay vueltas en lo que se refiere al fallecimiento (con el respectivo certificado de defunción) y/o accidente del asegurado, es vital que el asegurado tenga muy en claro los distintos aspectos y la información volcada en ese documento.

Es importante que en la póliza se encuentre la información explicada en forma clara, sin tecnicismos indescifrables ni en un lenguaje que sólo pueda comprender un especialista en la materia.

Un aspecto importante es que el asegurado conozca bien a través de qué acciones podría invalidar su seguro.

Si bien la “letra chica” ya no figura como tal, sí puede haber clausulas descriptas de manera confusa, con el fin que la aseguradora se ampare en aspectos dudosos para evitar cumplir con su parte del contrato.

Es común que los Asegurados desconozcan ciertos períodos de carencia en determinados seguros.
Hay veces en que una Compañía Aseguradora, por ejemplo, emite una póliza de Seguro de Vida Colectivo Obligatorio Ley de Contrato de Trabajo y en el plantel hay 5 empleados de edad promedio, antigüedad promedio pero no les exige examen médico ni declaración jurada presuponiendo que todos (más o menos) gozan de buena salud. Para salvaguardar el riesgo que significa esto, se establece un período de carencia de 30 días: esto quiere decir que el primer mes el empleador paga el premio pero si pasa un siniestro la Compañía está amparada en el período de carencia.

La letra chica también se da cuando se contratan adicionales como renta diaria por internación, enfermedades críticas o emergencias domiciliarias.
Este tipo de coberturas son las llamadas "de relleno" para hacer más atractiva la propuesta y diferenciarla de la competencia. Pero lo que realmente pasa es que al momento de pedir una liquidación de una renta diaria por internación o de pretender que un cerrajero acuda al domicilio, se empiezan a generar obstáculos y lo que parecía cubierto por medio de una relectura, no lo está.

Con respecto a las enfermedades críticas tienen que estar definidas claramente cuáles son, sino al momento de querer disponer de la supuesta cobertura, no se va a poder.

Es importante que su agente asegurador y el contrato brindado por la compañía, sea claro en la explicación y que el potencial asegurado no firme el contrato si es que aún hay puntos confusos o si tiene dudas.

El 24 de septiembre de 2008, la Superintendencia de Seguros de la Nación emitió la Resolución 33.463 para modificar el Reglamento de la Actividad Aseguradora y aclarar sobre el contenido de las pólizas en general y de algunos seguros en particular.